Hernández protagonizó el momento más emotivo de la semana.

Luego de que vio posiblemente su última salida como pitcher de Seattle, Félix Hernández protagonizó uno de los momentos más emotivos de la temporada de las Grandes Ligas luego de que el estadio se rindiera ante él, algo que lo llevó hasta las lágrimas.

Con los Mariners, Félix ganó un Cy Young, lanzó un juego perfecto y sacó a más de 2500 bateadores, algo que solo él ha logrado bajo la camisola de un solo equipo, por lo que ya está guardado en la memoria de las Mayores.

Ahora todo apunta a que el Rey, nacido en Venezuela, será agente libre, por lo que vendrán nuevos retos para el pelotero en las siguientes campañas y serán, seguramente, lejos de los Marineros de Seattle.

Dejanos tu Comentario